Francia

  • Qué visitar en París en 4 días

    Paris es una ciudad que no necesita muchas presentaciones. Una de las más bellas del mundo, alberga infinidad de tesoros por descubrir. Aunque se puede pasar mucho más tiempo en la capital francesa, hacemos una escapada de cuatro días y medio para conocer sus principales atracciones.
  • Porquerolles, el Mediterráneo más auténtico

    La isla de Porquerolles es una fabulosa excursión de un día si nos encontramos por la zona de Marsella o incluso en la Costa Azul. Se trata de una fabulosa isla casi virgen y cerrada al tráfico que nos permite disfrutar de toda la esencia del mediterráneo más auténtico.
  • Aveyron, un tesoro escondido en el sur de Francia

    Aveyron es un departamento francés que alberga la mayor cantidad de pueblos de la lista de pueblos más bellos de Francia. Eclipsada por las cercanas regiones más visitadas de la Provenza o el Perigord, es mucho menos visitada que éstas.
  • Annecy, la Venecia de los Alpes

    A Annecy, el norte de los Alpes franceses, se le conoce como la Venecia de Saboya. El centro de la ciudad medieval, construido alrededor de un castillo, está atravesado por pequeños canales y arroyos que salen del precioso lago Annecy, de un maravilloso color azulado.
  • Estrasburgo, capital de Europa y Alsacia

    Una de las capitales de la unión, la preciosa ciudad de Estrasburgo cuenta con un patrimonio histórico muy importante: La Grande Ile, la isla en la que se concentra su casco histórico, está en la lista Patrimonio de la Humanidad. El centro de la ciudad se concentra en esta pequeña isla plana rodeada por el río Ill y por un antiguo canal. La magnífica torre de la catedral es de color rosa en piedra arenisca y es visible desde toda la ciudad. La catedral se eleva sobre el amasijo de casas medievales situadas a  sus pies.
  • El precioso Collioure en la costa mediterránea francesa

    Collioure es un precioso pueblo en la 'Costa Vermeille' francesa, justo al norte de la frontera con España. Cuenta con un centro muy  animado y pintoresco con algunos monumentos de interés histórico y varias playas pequeñas. Con el castillo y la iglesia creando un impresionante telón de fondo, la playa y el puerto se encuentran entre los más bonitos en la región de Languedoc-Rosellón. Las palmeras rodean la bahía de la playa de Port d'Avall, mientras laderas de vides y olivos se elevan en las colinas coronadas con fortalezas y torres de vigilancia en ruinas.